martes, agosto 23, 2011

Una de Maray


Todas las grandes pasiones son desesperadas: no tienen ninguna esperanza, porque en ese caso no serían pasiones sino acuerdos, negocios razonables, comercio de insignificancias.

Sandor Maray (En El último encuentro)

1 comentario:

Taburete dijo...

Sándor Márai°